Control de plagas con respeto al medio ambiente.

Las termitas son plagas que se alimentan de celulosa, la cual obtiene del papel, cartón, madera, etc. Las más comunes se conocen como: 

 

Termita subterránea

La termita subterránea puede aparecer en cualquier parte de la instalación, en paredes, pisos o techos y son fácilmente identificables por los túneles de color café sobre las superficies que utilizan para desplazarse hasta encontrar su alimento. 

Su control requiere de tratamientos con equipos especializados para inyección de productos químicos al subsuelo de la instalación.

 

Termita de madera seca 

Termita de madera seca ataca directamente mobiliario de madera y generalmente la madera viene plagada desde su industrialización.

Los signos más frecuentes de la presencia de esta plaga en la madera son los residuos que la misma plaga desecha en la madera que infesta y la pérdida de solidez de la madera dañada. 

El control de esta plaga es relativamente simple y los tratamientos son focalizados sobre las áreas o el mobiliario infestado. Es necesario inyectar la madera y en casos especiales utilizar gases.